22/5/07

CARA Y SELLO DE UNA DINASTIA



En Cara y sello de una dinastía se novela una historia familiar en Chile, desde la llegada a principios del siglo XIX hasta una de las últimas décadas del siglo XX. George Edwards y sus descendientes en la línea de los Agustines Edwards.
A la cabeza de muchos negocios cada Agustín tenía a su mujer al lado, así como hijas mujeres algunos de ellos.
El cuarto tuvo un hijo de su nombre y una hija, Sonia. Ambos son los protagonistas de esta novela de hechos ocurridos. Dramáticos, Sonia. Caballero de industria, Agustín.
Caracteriza a la familia priviligiada en bienes y en la figuración, el ser propietaria secular de los principales periódicos en Chile.
Mónica Echeverría corre el velo de sus vidas reservadas, verosímil y novelescamente.
Se trata del cara y sello de una dinastía. La cara ha sido Sonia y el sello Agustín. Este persiste. Su personalidad, su conducta y sus aventuras fuera y dentro de Chile han sido escudriñadas tanto en libros de ensayo como en artículos de prensa, su rostro ahora de barba y su corpulencia, aparecen a menudo en sus propios periódicos, sobre todo en páginas de vida social y en actos de vida pública, pero donde mejor aparece en su realidad y en su novela, es de hecho, de facto, en esta obra de Mónica Echeverría Yañez.
Armando Uribe
_________________
Sonia Edwards, antecedentes:

Es importante para comprender en toda su magnitud la conducta de Sonia y las presiones a las que fue sometida por su familia conocer quiénes fueron los primeros Edwards que pisaron territorio chileno.
Según los libros: “Diccionario Biográfico” de Virgilio Figueroa, “Historias Breves” de Abel Rosales e “Historia de Chile” de Crescente Errázuriz el primer Edwards que llegó a nuestro país fue George Edwards Brown a comienzos de 1808.
Georges Edwards, según varios de estos investigadores, nació en Londres en 1780, siendo su padre un modesto mueblista de nombre Juan. Su madre de la cual no se tienen mayores datos se llamaba Isabel.
Las crónicas históricas posteriores vuelven a mencionarlo como tripulante del barco de contrabando inglés Skorpios que continuamente atracaba clandestinamente en diversas caletas chilenas. Georges Edwards de alrededor de 27 años desempañaba allí la labor de médico, según el historiador Francisco Encina o, más bien, la de un simple barbero, si nos atenemos a la opinión del poeta Armando Uribe. Uribe señala su discrepancia indicando que era poco probable que en un barco de contrabando viniera un profesional, -siendo la costumbre en esos tiempos- que un barbero con cierta experiencia rudimentaria de cirugía, cumpliera esas funciones.
Francisco Encina relata que cuando estalló la guerra entre España e Inglaterra las colonias de América Latina dejaron de ser abastecidas por sus colonizadores y, ante la escasez de mercancías, inmediatamente se hicieron presentes los barcos contrabandistas ingleses que, con la complicidad de las autoridades españolas de los diferentes países, comercializaban su cargamento.
En uno de esos viajes el joven inglés al ser cautivado por la bella y aristocrática Isabel Ossandón Iribarren que residía en La Serena resuelve abandonar el barco para permanecer junto a ella. Al enterarse de la deserción el capitán del Skorpios y sus hombres lo buscan asiduamente, pero él logra ocultarse al meterse en un tonel que le proporciona su novia en el patio trasero de su mansión. Poco después el joven inglés contraerá matrimoniocon ella el 27 de mayo de 1807 y se instala definitivamente en la ciudad donde ejercerá su oficio.
Pese a su asentamiento y las dificultades de la época en las comunicaciones, la amistad de George con los contrabandistas se mantiene. En otro de sus viajes el Skorpios (setiembre de 1808) recala tranquilamente en la caleta de Guanaqueros, vecina a Tongoy, cuando inesperadamente es atacado traicioneramente por los mismos soldados del gobernador que otras veces aprovechaba del contrabando para enriquecerse. Ante la cruenta matanza de los tripulantes la Real Audiencia inicia la investigación acusando al gobernador de Chile, Francisco García Carrasco como autor intelectual del genocidio y a George Edwards como el contacto entre el capitán Bunker y las autoridades. En el juicio posterior George es además inculpado de haber informado al capitán del Skorpios la maniobra traicionera que, pese a sus advertencias, no evitó el trágico desenlace. Encina concluye su narración indicando que este suceso fue uno de las peores masacres acontecidas durante la colonia y con el agravante de sólo obedecer a la avidez del dinero. Posteriormente el joven Edwards es procesado y encarcelado y el gobernador García Carrasco, cómplice del atentado, es destituido de su cargo. Meses después, gracias a un indulto real, George Edwards obtiene su libertad y en 1819, al nacionalizarse, pasa a llamarse Jorge Edwards Pardo transformándose en un respetable ciudadano de La Serena. El famoso naturalista Charles Darwin en su diario llamado “Darwin en Chile” (1832-1835) cuenta: “Cuando estuve en Coquimbo durante la velada, mientras elcapitan Fitz-Roy y yo comíamos en casa de mister Edwards, un ingles de cuya hospitalidad se acuerdan todos los que han visitado Coquimbo, la tierra empieza a agitarse con violencia...”
Del matrimonio de George con Isabel Ossandón nacieron siete hijos: seis varones y una mujer. Georges, ahora Jorge, falleció de 68 años el 5 de marzo de 1848.
Sonia es descendiente directa de uno de ellos, Agustín, que pasó a ser el más conocido y rico de sus hermanos.

Agustín Edwards Ossandón nació en La Serena en 1815. Según la historiadora María Angélica Illanes en su libro, “La Dominación Silenciosa”, “ Agustín Ewards Ossandón se constituyo en la figura y encarnación del crédito minero del siglo XIX en Chile. La riqueza que a través de esta actividad consiguió lo convirtió en una de las personalidades más importantes e influyentes de su tiempo; se hizo símbolo e ideal del poder. A su muerte, ocurrida el 2 de setiembre de 1878, El Mercurio anotaba: “Ha perdido el país una especialidad. Afortunadamente ha dejado establecido su sistema y lo que es más importante, dejado el ejemplo de sus prácticas como norma.”
Vale la pena contar cómo Agustín Ewards en pocos años logró ser una de las personas más ricas del país. La historiadora Illanes las narra así:
“A los once años de edad se fue a Huasco, donde empezó sus primeras negociaciones mineras. Luego pasó a Vallenar y más tarde a Copiapó. Se hizo habilitador de minas y casi nunca las trabajó directamente. Prefería comprar metales y anticipar fondos a cuenta de los productos metalúrgicos. Así consiguió, poco a poco, incrementar sus escasos fondos iniciales, que fluctuaban entre $1.000 y $2.000 y multiplicarlos en tal forma que en el plazo de 5 años, subieron a decenas de miles.”
Pero fue en Copiapó donde Agustín Edwads Ossandón se consolidó. Sus actividades y negocios mineros irradiaron allí hacia tres campos: la extracción minera, adquiriendo numerosas barras de minas, especialmente de Chañarcillo; la fundición minera en compañía de Francisco Ignacio de Ossa y otros, en la máquina Ossa y Cía.; y el comercio y crédito minero. Este último fue su especialidad, el que adoptó variadas formas y modalidades, al mismo tiempo que impuso allí su autoridad personal.
A través del préstamo minero Edwards realizaba simultáneamente tres objetivos: a) acumular capital por las condiciones que exigía el crédito minero en la época; b) acumular minerales, especialmente plata en una primera época y cobre en una segunda etapa. Segunda etapa en que “llegó a ser uno de los tenedores...más importantes del mundo.” c) monopolizar el comercio de minerales y el mercado del crédito, de manera de poder controlar el precio de los minerales y del circulante.
El éxito alcanzado a través del préstamo minero le permitió el año 1852 crear una sociedad financiera y comercial en Copiapó, la casa Edwards y Cía., una de las pioneras de la actividad bancaria en Chile.

(2005) Editorial COPA ROTA

5 comentarios:

Mónica dijo...

me gustó

camilo dijo...

exito

Juus. . dijo...

Hola, soy una estudiante de 15 años, y queria decirle que la admiro.
En el colegio vi el video nuestro siglo, y la encontré una señora chorísima, por eso empecé a averiguar sobre usted, vi sus entrevistas en youtube y todo eso..y anda me encnataria envejecer como usted.

Saludos y perdon por la patudez!

Unknown dijo...

Profesora
Le informo que su obra "Cara y seloo de una dinastia" esta publicada junto al video "El diario de Agustin" en www.allendevive.cl.
Este portal es parte de la cadena de la verda y la cultura integrado entre otros por www.nerudavive.cl www.nerudacantogeneral.cl ywww.antologiapopular1972.cl.

Gracias muchas gracias
Pancho Calama
Productor-Editor

Unknown dijo...

Profesora
Le informo que su obra "Cara y seloo de una dinastia" esta publicada junto al video "El diario de Agustin" en www.allendevive.cl.
Este portal es parte de la cadena de la verda y la cultura integrado entre otros por www.nerudavive.cl www.nerudacantogeneral.cl ywww.antologiapopular1972.cl.

Gracias muchas gracias
Pancho Calama
Productor-Editor